El girasol es una planta originaria de América del Norte y América Central y se cultivó por primera vez hace más de 4.000 años por las tribus indígenas. El girasol es conocido por sus grandes flores amarillas que siguen la trayectoria del sol a lo largo del día, de ahí proviene su nombre.

Se suele utilizar el aceite de girasol en la cosmética para cremas hidratantes, lociones corporales o aceites para masajes. Sus semillas molidas pueden servir como exfoliantes naturales dejando la piel más suave y renovada.

¿QUÉ ES?

El aceite de girasol se obtiene del prensado de las semillas de las flores de Helianthus annuus, los famosos girasoles, las cuales cuentan con un alto contenido nutritivo. Este tipo de aceite vegetal es, además, toda una fuente de vitaminas y minerales que contiene antioxidantes y ácidos grasos esenciales, todo ello muy beneficioso para nuestro organismo.

¿DE DÓNDE ES?

El aceite de semillas de girasol utilizado en las formulaciones de Mimesis Sensations se cultiva en España. Las principales zonas de cultivo de esta oleaginosa son Castilla y León, seguida de Andalucía. Estas regiones están expuestas a la luz solar más que otras zonas lo que hace que las plantas del girasol tengan una composición alta y constante en nutrientes.

¿CUÁLES SON SUS PROPIEDADES?

Su uso en cosmética viene dado principalmente por su aporte de vitaminas y antioxidantes que protegen la piel contra los rayos solares. Además, este activo ayuda a retener la humedad de la dermis y contribuye a la formación de elastina y colágeno.

¿QUÉ PRODUCTOS LO CONTIENEN?